De aquellas barretinas, estos logos. Gracias, Xavi Clavijo (Estudio Cal 42)

La primera vez que decidí que valía la pena montar un proyecto profesional con uno de mis proyectos personales fue en al año 2010 con la asociación Happy Thing (“La creatividad es el mejor juguete.”), montando talleres para enseñar a los niños a crear cuentos con un lápiz y un papel. Sin mayores ambiciones que la de jugar a ficcionar en grupo y a plasmarlo artesanalmente sobre cualquier material de condición analógica.

 

Afortunadamente, por muy claras que me quiere dar siempre por tener mis particulares visiones profesionales y las osadas decisiones de mi carrera creativa, al montar aquel proyecto no tuve claro que mis dibujos computaran como diseño para un logotipo honesto. Y Happy Thing era un niño pequeño, imaginativo y caprichoso, pero quería ser un buen niño. Un niño ejemplar. O al menos parecerlo. Así que por primera vez quería alguien profesional para crear la identidad de algo mío, en un ambicioso afán por evolucionar la tan viciante como viciada genética de los que gustamos de guisar y comer solos cuando hay que cocinar ideas de pluma y pincel.

 

Empecé a buscar. Profesionales maravillosos del diseño hay muchos. Disponibles para mi caso, no tantos. No sólo por la cuestión pecuniaria, ni por las limitaciones de la proyección tamaño bonsai que le puse al proyecto Happy Thing, para poder manejarlo como un “además” a mi profesión de redactora creativa. Era por esa palabra que me define tanto: “personal”. Muy personal.

 

Quienes viven o trabajan a mi lado saben bien que, sin haber ninguneado jamás la necesidad obvia de resultados racionales en mis actividades, me gusta exigirle a la vida emociones que disfracen mi ego con vestidos de princesa de los hermanos Grimm, como poco. Que por eso, además de colaborar con profesionales a los que admiro, necesito que esa admiración sea recíproca, aunque no lo sea en la misma medida. Y cuanto más me toca alguien con su talento en el lado bueno de lo sensible, mayor impulso me proporciona para cumplir con mi parte en un trabajo. Porque cuando esto sucede, en mi experiencia, siempre desemboca en algo más grande, desemboca en amistad.

 

Fue por eso que de la identidad visual de Happy Thing se encargó el director de arte y diseñador Borja Arteaga, con quien hice una dupla breve pero creativamente muy fructífera en agencia, años antes de montar él la agencia Molaría con su magnífica redactora de siempre, María Rufilanchas. Borja es una de las mejores personas y más divertidos personajes que he conocido gracias a las agencias. Alguien que lo primero que hace al compartir despacho es colocarte un apelativo, ingeniosamente cruel o sencillamente cariñoso. Por suerte me tocó uno cariñoso, ya que fue él quien me otorgó el apodo de Ux, que más tarde dió origen al nombre de Uxplanet. También me llamaba Ama. Según el timing. Para aquel proyecto de niños rebeldes y brillantes tenía que ser él. Bendita publicidad, tan caóticamente sembrada de flores raras. Cuando hablé con Molaría, metieron a Ales Santos y Natalia Mirapéix en el equipo y todos juntos crearon una identidad visual chulísima para Happy Thing, un proyecto que fue muy feliz hasta que el niño se fue de casa.

 

En 2016 ha sido el proyecto personal Uxplanet quién me ha pedido un logotipo de verdad, como vestido de novia para casarse con el estilo artístico que han encontrado mis ilustraciones y viñetas en los seis últimos años.  Ilustraciones y viñetas que quiero seguir compartiendo con vosotros haciendo más exposiciones y más libros como “The Flying Heart”, “Dibugenteando”, “Memorias de Pez” o “Hambre de Mariposas”.

 

Para el caso de un proyecto que ha sido siempre tan personal, quería un profesional que siempre vuelca toda su persona en darles magia artesanal a sus diseños. Una retina doppelganger, que ha aceptado diseñar una imagen para mis imágenes. De su Cal 42 en Barcelona a mi Casa 53 de Madrid. Un muy admirado diseñador y un amigo inmejorable llamado Xavi Clavijo Mercader.

 

Hoy he recibido con muchísima ilusión esta presentación de Xavi como respuesta al brief que le pasé. El acierto de pedírselo ha sido pleno como la inspiración que él ha tenido para crear una imagen de Uxplanet con la que me identifico y que os enseño aquí orgullosa.

 

Quiero mostraros también cómo, en su proceso creativo, Xavi ha cocinado para mí una poción con una pizca del Daily Planet, los sesos de un astronauta, un par de huesos de pirata y el corazón de un Principito.

 

Sin Xavi saberlo, el Daily Planet es mi periódico favorito desde que Superman se marcara aquel increíble y romántico vuelo alrededor del planeta Tierra, contraviniendo las leyes de la rotación para retroceder en el tiempo y poder así salvar a su amada reportera Lois.

 

Sabiéndolo Xavi, puedo imaginarme plenamente como una astronauta, siempre confiando encontrar vida extraterrestre en cada misión a mi planeta. Una astronauta demasiado aficionada a los paseos espaciales sin objetivos, según previene siempre el ground control. Pero cómo renunciar al exquisito enganche que proporciona salir a perderte alegremente en el espacio de la propia imaginación para volver cantando bajo la lluvia... La lluvia de meteoritos, eso sí.

 

En cuanto a los piratas, llevo toda la vida queriendo convertirme en una Goonie, a base de explorar por tierra y mar las islas que fueron refugio de famosos filibusteros en los cinco continentes, para ver si consigo encontrar un tesoro que lo solucione todo.

 

Y como colofón, Uxplanet cuenta en su nueva imagen con la inspiración del mismísimo Principito. Allí donde consiga llevar este proyecto artístico, su logo me recordará que, por muy grandes que sean mis ojos, lo esencial sólo lo veré con el corazón. Y será gracias a un diseñador que se parece mucho al famoso personaje de Saint Exupery.

 

Gracias Xavi, porque es la imagen perfecta para seguir dando vida a Uxplanet. Después de esto, te prometo que algún día yo también probaré a pasearme por Oxford Street tocada con una barretina. Si puede ser para ir al pub contigo, como hacíamos en el cambio de milenio, lo bordamos. <3

¡Ah! Olvidaba que, en su inmensa generosidad, Xavi me ha dejado que sea yo y no él quien dibuje el logotipo final sobre su diseño, para que mi dibujos computen, por una vez, como logotipo serio. Podéis ir viendo el desarrollo del logo haciendo clic en las imágenes del carrusel.


 

logo uxplanet 2.jpg

Uxplanet: listen with your eyes

Linocut. Berlín 2011.  My choice to start this new blog, a piece I created at Pictoplasma lovely workshops. My favourite festival where I was going on holidays from 2005 to 2013. And then, I kind of moved on. But from those years trips to such an event on illustration and characters and animation, I got the inspiration to write my own motto as an illustrator, my mantra for Uxplanet: LISTEN WITH YOUR EYES :-)

Because that is what I love do most. I am not strong on music affairs, yet I found out my way to listen to the world. I just listen with my eyes. Maybe it is also the reason why I got big big eyes!